3 de septiembre de 2008

En la festividad de San Pío X


ORACIÓN A SAN PÍO X POR LA BEATIFICACIÓN DE PÍO XII

(para uso privado)

Oh San Pío X, que fuiste el fuego ardiente que inflamó en renovada caridad a la Iglesia, te pedimos que ejerzas tu valimiento ante Jesucristo, de quien fuiste ejemplar vicario en esta tierra, a favor de la causa de tu sucesor Pío XII. Él, como tú, fue un gran defensor de nuestra fe y, siguiendo tus pasos, no dudó en desenmascarar y denunciar los errores de su tiempo, esos mismos que tú condenaste, pero que bajo nuevos ropajes pretendían contaminar de nuevo la doctrina católica. A ejemplo tuyo, celoso de la mayor gloria de Dios, promovió el verdadero culto, restaurando la sagrada liturgia de la Iglesia, obra del Cristo místico, y previniendo contra las desviaciones de celos, algunos bienintencionados pero los más temerarios y falsos. Emulando tu amor por las almas, que hizo de ti el Papa de la Eucaristía, quiso acercarles aún más el Pan de los Ángeles sin merma de la dignidad de tan alto sacramento. Fue un heraldo de la paz verdadera, la que es obra de la justicia, y se desvivió por preservarla lo mismo que tú, que ofreciste a Dios tu vida por ella. Y, cuando hombres impíos, desoyendo su llamado acuciante (como otrora hicieran con el tuyo), desataron la furia bélica sobre el mundo, no ahorró esfuerzos ni medios para socorrer a las atribuladas víctimas de la persecución y de la ruina moral y material. Pío XII fue un ferviente defensor de la civilización cristiana y de la ciudad católica, esas mismas que declaraste que no estaban por inventar ni por construir en las nubes, sino que han existido y existen. Él, al igual que tú, procuró fundamentar en ellas la sociedad humana, instaurándolo todo en Cristo y extendiendo así el reinado de Su Sagrado Corazón, cuyas riquezas quiso singularmente comunicar a todos los fieles. A ambos os unió la misma devoción a la Santísima Virgen María y os fue dado celebrar cada uno en su momento la gloria de su Inmaculada Concepción, definida por vuestro bienaventurado predecesor el beato Pío IX. A ti, pues, recurrimos hoy para que, así como franqueaste al joven Eugenio Pacelli el camino que lo llevaría a la sede de Pedro, así también allanes el que conduzca al Pastor Angélico Pío XII, que tuvo la dicha de beatificarte y canonizarte, a la gloria de los altares para poder tener pronto el consuelo y el gozo de honrarle e invocarle como a un nuevo intercesor ante Dios. Así sea.
Récese Pater, Ave y Gloriapatri

San Pío X, ruega por nosotros

5 comentarios:

humboldt dijo...

Muy linda oracición, a no ser por el "Así sea" que sustituye al tradicional "Amén".

RVDOLPHVS dijo...

Muchas gracias. En realidad, el "así sea" es muy antiguo también. Lo encontrará en muchos libros de piedad. En italiano, incluso, se solía decir antaño "così sia", como puede verse en los devocionarios antiguos. Pero puede substituirse el "así sea" por el "amén" obviamente. Saludos cordiales.

Yuan J. Cruz dijo...

Mi muy estimado Sr. Vargas Rubio, la verdad que no deja de sorprenderme, que maravillosa oracion por la intercesion de tan grande papa para la pronta beatificacion de otro gigante. Mi mas sincera admiracion y creame la hare parte de mis oraciones. San Pio X ora pro novis.

latinmass1983 dijo...

Es verdad. "Así sea" es muy antiguo y me parece se usaba más que "Amén" antes.

Como Rudolphus ha dicho, se puede encontrar muy fácilemente en los libros de oraciónes mucho antes de los años 60's.

humboldt dijo...

Gracias por la aclaración sobre el "Asía Sea". No lo sabía.