19 de enero de 2010

Más sobre el milagro atribuido a Pío XII




Al hilo de la información que este blog fue el primero en dar en español, publicamos con mucho gusto la traducción hecha por nuestros amigos de La Buhardilla de Jerónimo del artículo que el periodista Andrea Tornielli ha publicado en Il Giornale sobre el milagro que se atribuye al Venerable Pío XII, dando interesantísimos detalles del mismo, como que el papa Wojtyla habría favorecido desde el otro mundo la causa de su predecesor, lo cual no deja de ser extraordinario. Como siempre, agradecemos a La Buhardilla de Jerónimo su disponibilidad para con todo lo referente al Venerable Pío XII.



El milagro de Pío XII y el rol de Juan Pablo II


Hay un presunto milagro atribuido a la intercesión de Pío XII que podría llevar, en plazo relativamente breve, a su beatificación. Un milagro que vería implicado, de modo misterioso, también a Juan Pablo II, el decreto de cuya heroicidad de las virtudes fue promulgado por Benedicto XVI el mismo día que el del papa Pacelli: la curación de una joven madre de un linfoma maligno. En estas circunstancias, el condicional es obligatorio, pero el caso está siendo atentamente analizado por la postulación de la causa y por la diócesis de Sorrento-Castellammare di Stabia, donde ha ocurrido. La noticia ha sido hecha conocida por el periódico online Petrus, sin ningún detalle, pero con la importante confirmación del vicario de la misma diócesis. Il Giornale ha podido ahora reconstruir el asunto, que será estudiado en los próximos meses.

Estamos en el 2005, poco tiempo después de la muerte del Papa Wojtyla. Una joven pareja que ya ha tenido dos niños, espera un tercero. Para la madre de treinta y un años, que es maestra, el embarazo se presenta difícil: tiene fuertes dolores y los médicos no logran inicialmente comprender el origen de sus molestias. Finalmente, después de muchos análisis y una biopsia, se le diagnostica un linfoma de Burkitt, tumor maligno del tejido linfático más bien agresivo, que frecuentemente aparece en los huesos mandibulares y se extiende a las vísceras del abdomen y la pelvis y al sistema nervioso central. La espera de la nueva vida que la mujer lleva en su seno se transforma en un drama. El marido de la mujer comienza a rezar al Papa Wojtyla, fallecido poco tiempo atrás, para pedirle que interceda por su familia. Una noche, el hombre ve en sueños a Juan Pablo II. “Tenía el rostro serio. Me dijo: «Yo no puedo hacer nada, debéis rezar a este otro sacerdote...». Me mostro la imagen de un sacerdote magro, alto, delgado. Yo no lo reconocí, no sabía quién era”. El hombre permaneció preocupado por el sueño pero no pudo identificar al sacerdote que Wojtyla le indicó. Pocos días después, abriendo casualmente una revista, encontró una foto del joven Eugenio Pacelli que llamó su atención. Era el que había visto retratado en el sueño.

Consagración episcopal de Mons. Karol Wojtyla:
Pío XII lo preconizó obispo en 1958


Se pone en marcha una cadena de oración para pedir la intercesión de Pío XII. Y la mujer sanó después de los primeros tratamientos. El resultado se considera tan importante que los médicos piensan en un posible error en el diagnóstico inicial. Pero los exámenes y la historia clínica confirman la exactitud de los resultados de los primeros análisis. El tumor desapareció, la mujer está bien, tuvo su tercer hijo, y volvió a su trabajo y escuela. Luego de dejar pasar un poco de tiempo, es ella quien se dirige al Vaticano para señalar su caso.

Una confirmación del vicario general de la diócesis de Sorrento-Castellammare di Stabia, don Carmine Giudici: “Es todo cierto – ha declarado a Petrus -, la Santa Sede nos ha comunicado un milagro por intercesión de Pío XII. El arzobispo Felice Cece ha decidido, por lo tanto, instituir en días el correspondiente Tribunal diocesano”. Este tribunal será el que examine el caso para formular una primera sentencia. Si es positiva, los documentos pasarán a Roma, a la Congregación para las Causas de los Santos: aquí deberán ser estudiados primero por la Consulta médica, llamada a pronunciarse sobre la imposibilidad de explicar la curación. Si también los médicos que colaboran con la Santa Sede dicen sí, el caso de la madre curada será discutido primero por los teólogos de la Congregación, luego por los cardenales y obispos. Sólo después de haber superado estas tres etapas de juicio, el expediente sobre el presunto milagro llegará al escritorio de Benedicto XVI, que es quien decidirá sobre el reconocimiento final. Entonces, y sólo entonces, el Papa Pacelli podrá ser beatificado.

La institución de un Tribunal diocesano y la eventual llegada de la documentación al dicasterio que estudia los procesos de beatificación y canonización no significan ningún reconocimiento sino sólo que el caso en cuestión es juzgado interesante y digno de atención. Por lo tanto, es totalmente prematuro predecir desarrollos, aún más imaginar fechas. Lo que impresiona, en la historia de la familia de Castellammare di Stabia, es el rol que tuvo en el asunto el papa Wojtyla, que en sueños habría sugerido al marido de la mujer rezar a aquel “sacerdote delgado”, que luego se revelaría como Pacelli. Casi parecería que Juan Pablo II hubiese querido, de algún modo, ayudar a la causa de su predecesor. La noticia del presunto milagro ha llegado al Vaticano pocos días antes de que Benedicto XVI promulgara el decreto sobre las virtudes heroicas de Wojtyla y, sorpresivamente, desbloquease también el de Pío XII, que estaba en espera por dos años con motivo de ulteriores verificaciones en los archivos vaticanos.


¡Dos grandes papas, dos futuros santos!


2 comentarios:

Daniel dijo...

Dios quiera y Pronto sea Santo El Papa Pio XII SANTO SUBITO!!!!

Ramiro dijo...

hOLA En Argentina donde se puede acompañar a la causa de Pio XII?saludos el blog es fantástico!